Información - Quienes somos

Pedro Almodovar  eligió Huerta La cansina como localización para algunas escenas de su último trabajo "Julieta"
 En la foto aparece después del rodaje con parte del equipo.
El equipo de la Cansina, deseando conocer  y compartir éste maravilloso espacio con todos los viajeros que buscan nuevas experiencias. 


Soy Eduardo, su anfitrión.  Mi abuelo, conocido en Mairena como Don Carlos, compró esta finca a principios del siglo pasado y dedicó sus días a la cría de animales de granja y al cultivo de la naranja amarga; así pues, ésta finca fue, en esos años, un movimiento constante de trabajadores que desempeñaban dichas labores.  Mis estudios me trajeron hasta aquí un mayo de los años noventa con el objetivo de encontrar la tranquilidad que pedían mis libros y lo que conseguí no fue solamente aprobar sino empezar un gran proyecto de turismo rural versado en la sostenibilidad y en la recuperación de lo que mi querido ancestro había sembrado. Poco tiempo después, la familia decidimos abrir nuestras puertas a todo aquél que deseara impregnarse de la esencia de esos tiempos.



Huerta la Cansina es una finca de 4 hectáreas y media situada en la campiña sevillana.  En plena naturaleza pero cercana al núcleo urbano de Mairena del Alcor y a su capital, Sevilla.  

Más allá de la imagen clásica de finca vacacional el ambiente que se respira es de una gran actividad multifuncional que se encarga del mantenimiento y mejora de las cuatro casas que incluye la propiedad, además de la producción de verdura y fruta ecológica, la cría de variados animales de granja y otras actividades de carácter cultural vinculadas al arte o al entretenimiento de los más jóvenes.Hoy en día se encuentra abierta, más que nunca, al intercambio intercultural entre viajeros de todas las nacionalidades.


Éstas actividades llevan desarrollándose desde finales del año 1998 siguiendo un modelo de sostenibilidad y autosuficiencia.  Desde ese momento la finca ha ido  mejorando y ampliando sus espacios gracias a un  grupo de personas que de forma colaborativa han contribuido al desarrollo del proyecto Huerta la Cansina.  

La finca es ideal para celebraciones al aire libre, encuentros de grandes y pequeñas familias, estancias en pareja, reuniones de amigos o escapadas solitarias.  El espacio invita al relax y al disfrute.  

A parte, Huerta la Cansina cuenta con un acogedor salón multiusos y un ambigú con una bonita terraza donde relajarse.




Sus cuatro casas, de diferentes capacidades y estilos, son independientes las unas de las otras pero próximas. Se encuentran situadas alrededor de los jardines y la doble alberca convertida hoy en piscina.   Cada casa tiene su jardín o terraza rodeada de los jardines y zonas comunes como la piscina, zonas infantiles, zona de huertos, la zona de los animales (la pajarera, el gallinero) , el bosque de eucalipto donde viven la burra, un cerdito vietnamita y las cabras, la plantación de aloe vera, el naranjal centenario...



Una pequeña aldea, digna de ser conocida y disfrutada, en el hermoso valle del Guadalquivir.